martes, 9 de octubre de 2007

t E c N o F o B i A

DEFINICION:
La tecnofobia es el rechazo hacia las tecnologías. Por lo general las fobias suele ser un rechazo o miedo irracional y que pueden ser curadas, en este caso sólo es un rechazo que generalmente está justificado y no necesita ser curada.Actualmente existen sociedad tecnófobas como los amish en EE.UU., que intentan vivir con tecnologías antiguas.Generalmente los tecnófobos rechazan las tecnologías más modernas. También suelen justificar su forma de actuar y pensar en el hecho de que la dependencia a las tecnologías modernas puede ser perjudicial para el hombre tanto desde el punto de vista emocional como el físico.


HISTORIA:
Hay políticos, intelectuales, periodistas, sociólogos y hasta médicos preocupados por librar a la humanidad de la inminente plaga de robotización mental que se avecina. Esa maldita Red, en la que mayores y pequeños se pasan horas navegando, chateando y jugando; aislados de sus congéneres, sin hacer caso a familiares y amigos, desconectados de las simples realidades. Los pobres adictos afectados de la enfermedad de la Red se comportan como ordenadores conectados a esa misma red, inmóviles, con sus enfebrecidos ojos clavados en sus monitores, incapaces de ninguna emoción o sentimiento humano.Lo contrario de la televisión, ¡ése gran invento comunicativo en el que personas completamente pasivas reciben, sin ningún tipo de acción por su parte, la información que otros tienen a bien empujar hacia ellos! La verdad es que Internet es, ante todo y sobre todo, un medio de comunicación personal. La mayor parte de las comunicaciones intercambiadas son mensajes entre personas; se calcula en más de seis millones de correos por minuto el tráfico actual en la Red. Aunque la web, con sus gráficos y sus zarandajas de programación, sobrepasó hace tiempo al correo en términos de volumen crudo, el correo sigue siendo la aplicación más utilizada y valorada de la Red. Por no citar los 'chats', los 'newsgroups' o, desde hace tiempo, la mensajería instantánea (modelo AIM). La gente utiliza la Red ante todo para hablar. Y para cotillear, para ponerse al día de sus movidas, para quedar, para enviarse chistes estúpidos que pueden hacer gracia a un amig@, para recomendarse páginas web, para comentar películas, para intercambiarse trucos de cocina, para seducir. Lo que le gusta a la gente es hablar... Pero claro, eso no es contacto humano... Para estos críticos una red tan fría e impersonal como Internet, en la que se utilizan ordenadores y cables telefónicos y nunca se llega a intercambiar aliento con tu interlocutor, no es comunicación humana. Es una parodia, una caricatura de la verdadera comunicación, que es la personal y en directo. Internet es un medio de comunicación entre personas tan válido como el que más; por supuesto que es diferente del contacto personal, pero eso no quiere decir que sea inferior. Nadie en su sano juicio rechazaría la literatura porque novelista y lector no se toquen físicamente, o no se vayan de copas.Quien navega no se está aislando de la humanidad; en muchas ocasiones es más bien al contrario. Gente que se siente separada de la gente encuentra en la Red personas con las que pueden relacionarse. Solitarios a la fuerza, abandonados por su entorno, buscan y encuentran en Internet a sus compañeros del alma. Personas que viven en sitios y situaciones hostiles para ellos, utilizan este medio de comunicación para encontrar el contacto humano que no encuentran en su inmediata vecindad. Yo lo llamo Tecnofobia. Utilicemos la Red para lo que sirve: para comunicarnos. Usemos su potencia para pasar por encima de cualquier barrera: gobiernos, empresas o instituciones, y convirtámosla en un espacio de libertad. Y desarrollemos nuestra humanidad con ella, comunicándonos; porque ésta es la principal diferencia que tenemos con respecto al resto del reino animal. Somos monos que nos comunicamos. Por cualquier medio; incluso por la Red

EJEMPLOS:

Mucho se puede discutir respecto a la Red; pero hay una cosa clara: Internet deshumaniza. Convierte a la gente en cyborgs encerrados en sí mismos y en su habitación que no se relacionan con otros seres humanos, siempre mirando a una pantalla, sin salir a la calle... Como tantas otras afirmaciones de sentido común, ésta no sólo es falsa, sino tendenciosa e interesada. Internet no reduce, sino que aumenta el contacto de la gente con sus semejantes. La cuestión es quiénes son "los semejantes".