martes, 9 de octubre de 2007

t E c N o F i L i A

DEFINICION:
Es el antónimo de tecnofilia Tecno = tecnología y filia = afición, simpatía). Como la palabra lo dice, afición a la tecnología. Hay distintos grados de tecnofilia dependiendo de la atracción o dependencia que el tecnófilo tenga hacia las tecnologías. Un tecnófilo puede depender a tal grado de la tecnología hasta el punto de convertirse en una obsesión.Los mayores tecnófilos suelen comprar las últimas versiones de los nuevos dispositivos electrónicos apenas salen al mercado a precios exorbitantes (ver tecnología de punta).Actualmente la gran mayoría de las personas tienen algún grado de tecnofilia por la gran dependencia que la sociedad ha generado hacia la tecnología.


Desde siempre, el ser humano ha sentido admiración por aquello que le es desconocido o poco asequible, en últimas fechas por las nuevas tendencias tecnológicas. ¿Qué tanto impacto tiene este fenómeno en el desarrollo de nuestra vida diaria? En un ambiente donde ya no es tan raro toparnos con objetos que van desde un mp3 hasta una pc de bolsillo, aun hay cierta resistencia a convivir con estos aparatejos. Veamos por qué.
El debate sobre la utilidad de la mecanización del trabajo ha estado presente en la historia de la humanidad desde siempre (o al menos desde los albores de la revolución industrial). De acuerdo a Toffler y su teoría de la tercera ola, el ser humano ha comenzado a construir una sociedad post-industrial donde se da preponderación al uso, y si cabe la expresión, a veces abuso de las nuevas tecnologías de información y de la información misma.
Las repercusiones por ello han sido increíbles. Ahora la persona común tiene más acceso que nunca a estas posibilidades que en el papel suenan infinitas, pero… no todo es miel sobre hojuelas en el paraíso de los bytes; por su naturaleza “impresionante” para el grueso de la gente, se ha creado falsos atavismos que, aunque opuestos, reflejan este hito: los que creen que la tecnología es un ente totalmente perfecto (tecnofilia), y los que asumen que por su naturaleza misma es deshumanizante (tecnofobia, a veces rayante en ludismo).
En lo personal, no creo que algún día el ser humano llegue a depender totalmente de míseras partículas electrónicas, que digitalizadas forman bits, bytes y por ende información. Craso error. Nicholas Negroponte (del que ya había hablado anteriormente y es el mismo de la laptop de 100 dólares) sostiene, en su Being Digital, que llegará un estadio donde la persona común deberá saberse desenvolver en un mundo altamente tecnificado. Punto malo para la tecnofilia.
Por otra parte, también considero erróneo que el hombre deba ser altamente dependiente de la máquina, siendo que la relación es, en 99.9% de los casos, a la inversa. Valga la analogía, sería tanto como dejarse domar por un perro que busca avidamente un hueso, sin saber que nosotros tenemos el libre albedrío para dirigir al animalejo de marras. Punto malo para la tecnofobia puesto que el individuo no termina siendo absorbido por las cosas, y por ende, volviendolo un “suripanto digital”.
¿Porqué viene a colación ésto? Resulta ser que en el proyecto de INEGI donde tengo una macarrónica asignación de técnico informático municipal (así, sin mas aspavientos), a partir de estas fechas se va a usar un aparatito conocido rimbombántemente como Personal Digital Assistant, y por ahí escuché el comentario de que los aparatitos costaban 9000 pesos y por tanto, había que cuidarlos como el cáliz que usa el inefable Benito decimosexto los domingos en el Vaticano.

EJEMPLOS:
Tecnofilia en Radio Duna
El cuento suele ser al revés: los medios tradicionales usan las nuevas tecnologías como extensiones de su “core business”. En televisión, hemos visto algunos ejemplos aislados de canales que usan en su programación Contenido Generado por el Usuario.
No conozco ninguna radio - al menos en Chile - que lo haya hecho: que recoja contenido que existe en la Web, y lo use para su señal como parte de su parrilla programática. Por eso me atrevo a decir que el acuerdo entre Radio Duna y Podcaster, de emitir miércoles por medio las ediciones de Tecnofilia, dentro de su programa Efecto Invernadero, es una alianza histórica y senta un nuevo precedente.